sábado, 28 de noviembre de 2009

¿QUE ERA ESTE EDIFICIO?


Todos conocemos ya que este impresionante edificio, cuya parte de la fachada llora de olvido en un rincón del Museo de Bellas Artes de Murcia, es el Contraste de la Seda y de él volveremos a hablar, largo y tendido, pues encierra mucha historia nuestra.
Habían otros edificios que sin ser, algunos, tan bellos e imponentes, tenían una función específica y necesaria para la vida de nuestros paisanos del s XVIII y XIX.

En esa fotografía se aprecia apenas donde estuvo, uno de esos edificios que estaba situado en el centro de lo que ahora es la Plaza de las Flores.

Después de su triste derribo, un conocido arquitecto, proyectó un kiosko de pájaros y flores (de ahí el nombre actual de la plaza), pero el que yo digo es anterior a ese.

¿QUÉ EDIFICIO ERA ESE?.

Como en aquella época ya estaba Bonache haciendo sus Pasteles de Carne, los que lo acierten (y los que entréis también) nos tomaremos a una cerveza y un pastel de carne sentadicos allí y reconstruyendo el edificio en el aire para lo cual me llevaré un plano.

Y esta es especial para JB. Puesto que tanto te gusta el Museo de Ramón Gaya que siempre andas por ahí, ¿Sabrias decirnos a qué uso estaba destinado el edificio de entonces allá por los inicios del s. XIX?
No vale preguntarle a Manolo F. Delgado ;-).

9 comentarios:

FOS dijo...

Sólo sé, que este edificio estaba enclavado en la plaza de las Flores, llamada así porque mediante proyecto, se construyó allí un quiosco de flores y pajarería y que antes, en la edad media, era donde se encontraban las carnicerías. Pues bien, este edificio estaba dedicado a Sede de Armas, que no se exactamente en que consistía la citada sede.

Anónimo dijo...

Como almacen de armas y seda?
Gracias.

Man dijo...

Uyy. Casi, casi calenticos pero...aún no.
Fos, estás casi en el sitio pero tienes de investigar un poco más. Me has sorprendido pero tienes que precisar mejor

TOÑI dijo...

El edificio era una carniceria. La plaza de las Flores antes de tener este nombre se llamaba plaza de la carniceria.

Anónimo dijo...

Se llamaba Plaza de las Carnicerías.

Man dijo...

Muy bien, TOÑI, muy bien anónimo, y muy bien FOS.
Efectivamente en el centro de nuestra querida Plaza de las Flores, existió uno de los Mataderos-Carnicerías que existían dispersos por los barrios de Murcia, pero este era el mayor y principal. Había la costumbre de correr a las reses antes de matarlas porque así la carne estaba más jugosa ¿? decían. Esa plaza se llamaba de las Carnicerías.
Después, a principios del s XIX, nuestro arquitecto municipal Pedro Cerdán, proyectó un kiosco de venta de pájaros y flores.
La sala de armas, así como el acuartelamiento de soldados, fue uno de los muchísimos y curiosos servicios que prestó nuestro Contraste de la Seda.
Ya solo nos falta que JB nos diga el uso que tuvo el actual Museo Gaya.
Estáis invitados a un pastel de carne y una cervecica. Pondremos el día.

Anónimo dijo...

Por el pastel y la cervecica...!!Saldre del anonimato!!

Murcia útil dijo...

Man, yo creo que te equivocas, que esa no es la prespectiva del museo. El edificio del Contraste estaba donde está ahora la Unión y el Fénix, por lo que ese rincón que marcas pertenece a la Plaza de las Flores, creo.

Man dijo...

J.B. Creo que sé cual es cada uno de los edificios de esa plaza y algo de su historia.
En la primera parte de mi pregunta estoy señalando "el lugar" donde estaba situado el Matadero – Carnicería (ahora Plaza de las Flores) que suministraba de carne a ese barrio. El otro más próximo estaba en San Antolín. El edificio en cuestión estaba situado en el centro de la plaza y era exento y genuino.
Mi pregunta, especial para ti, estaba referida a la utilidad que tuvo el edificio anterior al que ahora ocupa el Museo Gaya, (que todos sabemos que está enfrente del que fue edificio del Contraste d la Seda, ahora Unión y el Fénix) y que no fue otro que el edificio de los Escribanos Públicos (Notarios) de Murcia, antiquísima profesión que fue nominada e instituida así por Alfonso X "El Sabio". Anterior mente los tratos se hacían ante un clérigo o religioso.
Esa es la curiosa respuesta a la pregunta. ¿Te gusta?