viernes, 12 de marzo de 2010

GENTE DE MI TIERRA. VICENTE MEDINA


Hoy os presento al poeta de lo murciano por excelencia.


VICENTE MEDINA

Vicente Medina Tomás, nació en 1866 en Archena (Murcia), donde se encuentra el mejor balneario de aguas termales de España, según el decir de los expertos. Su padre, que regentaba el quiosco de libros del Balneario, era un hombre de mucho talento y múltiples facetas literarias como narrador, trovador, bardo, actor de teatro, que actuaba por los pueblos y era conocido como “Juan de Dios, el de los Romances” (por cierto que un bisnieto de él es, o era, el investigador peruano Alejandro Medina Alatrista. Lo digo por lo amigos de Perú). Todo esto le permitió leer a temprana edad a los poetas y escritores románticos.

Estuvo en la guerra, en Filipinas, donde publicó sus primeros versos de amor pero fue en Cartagena (la de España) donde publicó su obra más importante “Aires Murcianos”. En ella se refleja perfectamente a las gentes de la huerta.

Vicente escribe tratando de defender y dignificar el dialecto murciano o la particular forma de hablar de las gentes de la huerta de Murcia, y digo dignificar, porque esta forma de hablar eran ridiculizadas, muy severamente, por la intelectualidad capitalina de la época que la bautizaron, despectivamente, como el lenguaje “Panocho” (la panocha es la mazorca del maíz, en huertano) con cuyo nombre, dignamente, se ha quedado. Ahora es motivo de eruditos estudios por la misma clase que la mofaba.

Vicente, mezclándose con las gentes sencillas de la huerta, tomaba notas de sus hablares y sus cantares. De sus decires y sus palabreríos. De sus sentires, sus alegrías y sus pesares.

Así fue como se inspiró en uno de sus pomas más conocido, CANSERA, escuchando a un padre huertano, ya cansado, sin ilusión ni ganas de vivir, recordando su historia.

Vicente escribe en un preludio de lo que después fue la llamada “Generación del 98”

Más murciano, imposible.

Parece un poco difícil de entender pero, si prestáis atención la entenderéis, y si alguna palabra se os escapa aquí estaremos los que de Murcia somos; Isabel Martínez, Cabopá, FOS, TOÑI, y no sé cuantos más; deseando que nos preguntéis algo para decíroslo.

Vicente Medina emigró a Argentina, que fue su segunda patria, y el 17 de agosto de 1937 muere en Rosario, Argentina.

CANSERA


¿Pa qué quiés que vaya? Pa ver cuatro espigas

arroyás y pegás a la tierra;

pa ver los sarmientos rüines y mustios

y esnüas las cepas,

sin un grano d'uva,

ni tampoco siquiá sombra de ella...

Pa ver el barranco,

pa ver la laera,

sin una matuja... ¡Pa ver que se embisten,

de pelás, las peñas!...

Anda tú, si quieres,

que a mí no me quea

ni un soplo d'aliento,

ni una onza de fuerza,

ni ganas de verme,

ni de que me mienten, siquiá la cosecha...

Anda tú, si quieres, que yo pué que nunca

pise más la senda,

ni pué que la pase, si no es que entre cuatro,

ya muerto, me llevan...

Anda tú, si quieres...

No he d'ir, por mi gusto, si en cruz me lo ruegas,

por esa sendica por ande se fueron,

pa no volver nunca, tantas cosas buenas...

esperanzas, quereres, suöres...

¡To se fue por ella!

Por esa sendica se marchó aquel hijo

que murió en la guerra...

Por esa sendica se fué la alegría...

¡Por esa sendica vinieron las penas!...

No te canses, que no me remuevo;

anda tú, si quieres, y éjame que duerma,



¡a ver si es pa siempre!... ¡Si no me espertara!...

¡Tengo una cansera!...



Os pido, por favor, que escuchéis hasta el final. Gracias



19 comentarios:

Curro dijo...

Vaya me he llevqado una sorpresa, ver a un murciano haciendo patria, y enamorado de su tierra. Noes muy frecuente, pero me alegro de que haya gente asi. Bueno yo soy de la Mancha pero vivo en Murcia, hace ya muchos años, y creo que soy murciano de los de antes de cuando Murcia eran dos Albacete y Murcia, pero los politicos ya se sabe. Yo soy tambien un estudioso de la cultura Murciana y conozco la huerta y sus costimbres, y no sabemos lo que tenemos como en un rincon tan pequeño, tenemos esta riqueza cultural, pero claro el murciano pasa de to y asi nos va. De todas formas en este rincon de Esñaña es donde mejor se vive, aqui el que viene ya no se va, y al poco tiempo echa hasta tripa jajajaja. bueno dejo de enrollarme que ya esta bien.
Yo entro en el blog de Mercedes y mi nik es el de Curro.
Tambien tengo otro blog que se llama el Palo de mi gallinero, donde alli nos vemos unos pocos para desahogarnos.
Seguire viniendo por aqui si no te molesta, para ver cosas de Murcia.
Un saludo.

FOS dijo...

Yo no soy murciano, porque nací en Granada, pero me trajeron aquí con un año, o sea que soy más murciano que la torre de la Catedral.
Me encanta la huerta, sus costumbres, su manera de hablar, su...todo.
Suscribo lo que dices Curro, el que viene aquí, no se va ni a palos, por algo será.
por cierto, ¿Porqué no nos pones el enlace a tu blog?.
Respecto al Poeta Vicente Medina, es la maxima expresión de murcianía y buen gusto, de la autenticidad del sufrimiento y las alegrías del huertano.
A pesar de su gran predisposición para el género poético, aquella era una época en la que no se podía vivir de eso, y tras muchas idas y venidas, acabó emigrando como tantos otros a Argentina, con lo que nos privó durante mucho tiempo de su obra.
Mis felicitaciones a MAN, por haber traído al recuerdo a éste simbolo de murcianía, y no muy reconocido por todos.

TOÑI dijo...

Me traes a la memoria mi mas tierna infancia,recuerdo que en el casino de mi pueblo,solo una casa lo separaba de la escuela de niñas,de la que era maestra mi madre.Pues dos o tres veces al año en un escenario,en dicho casino se representaban "funciones de teatro",siempre por aficionados del pueblo o de otros cercanos,mi hermana y yo no nos perdiamos ni una.Recuerdo que como final se recitaba alguna poesia y esta la recuerdo sentada como un mico con la boca abierta,encantada,yo creo que entonces me parecio lo mas bonito que habia escuchado.Hoy tambien me parece preciosa.

Isabel Martínez dijo...

Man, qué acierto de buen gusto. Me has traspasado y, feliz, leo y releo la cansera, ese poema inmenso que refleja la indolencia ante la sequedad de esta tierra nuestra, el azote del calor soporífero..., tantas cosas.
Me ha encantado que trajeras al poeta, que recordemos sus palabras, que revisemos esa historia del panocho.
Gracias, paisanico. Estás en todo.

Isabel Martínez dijo...

Ah, se me olvidó manifestar mi adhesión a los anteriores comentaristas. Esta tierra es divina, pese al calor y algún que otro defectillo.
Feliz me encuentro en ella, porque no os figuráis cuánto se echa de menos cuando se vive fuera. Dieciocho años por esos mundos de Dios me hicieron amarla con locura.
Besicos a todos, murcianos o no.

Mercedes dijo...

Pues tengo que decirte que el lenguaje "panocho" no ha entrañado para mí ningún misterio. En realidad mietras leía tenía la sensación de estar escuchando a alguien de mi tierra. Que bonito suena el hondo pesar, la "cansera" del campesino de la huerta murcianda en este poema, en este caso del padre del poeta. Me alegra comprobar que hubo escritores de principios del siglo pasado que ya defendían el habla original de algunas zonas de su tierra, y no sólo eso sino que, además, se atrevían a usarlo para expresar su arte sin que les dolieran prendas.
Ha sido un placer conocer a Vicente Medina y un poquito de su obra. Un gran poeta, sin duda.
Alguna afinidad debo yo tener con los murcianos porque, al menos en la red, he simpatizado con muchos de ellos.
Un afectuoso saludo a todos, y especialmente a los que estáis aquí: Curro, Fos, Toñi, Isabel y Man.

josefina dijo...

Muy maja historia y el poema me ha gustado mucho.
un abrazo

Man dijo...

No es que los murcianos no amemos a nuestra tierra, no es eso porque además sabemos que es la mejor y donde mejor se vive, y por extensión en España, sin despreciar por ello otros lugares puntualmente mucho mejores, y lo digo yo que he viajado por bastante mundo. Lo que sí es cierto es que somos muy poco, poquísimo, chauvinistas y muy críticos con los nuestros, a la vez que muy benévolos y condescendientes con los forasteros. No en vano uno de los simbolos de Murcia es “La Matrona de Murcia” que es una madre que aparta de mamar a su propio hijo para dar de mamar a un niño ajeno. En otras regiones todas nuestras características étnicas, culturales, geográficas o gastronómicas, serían elevadas a cotas altísimas y argumentadas como elementos “claramente diferenciadores” y alguna zarandaja más. También ocurre que el murciano, particularmente el huertano, tiene una fina ironía y una “puntica de mala lechecica”, (como decimos por aquí).
En el caso del “Panocho” la cosa tiene otras connotaciones que posiblemente arranquen de la convivencia en el siglo XVIII y XIX entre la huerta y la ciudad, tan próximas y tan distantes. Por la prepotencia de ciertos intelectuales de entonces y bastantes de ahora se han avergonzado, mofado y ridiculizado del hablar (no creo que se pueda decir dialecto) del huertano. Yo no suelo encontrar entre los escritores murcianos, ni en prosa ni en poesía, “ni una palabrica” escrita que delaten su murcianía. Parece mismamente que las ha escrito uno de Valladolid.
Ahora, por el tema autonómico, se dice algo más pero en contesto folclórico – humorístico - festivo. No en lo habitual ni coloquial.
Una cosa es el palabrero huertano y otra muy distinta es ser mal hablado, tan diferente como lo es la cultura popular y la popular incultura.

El Gaucho Santillán dijo...

Hermoso y triste poema.

Rosario, es mi ciudad natal. Y reconozco algunos de los giros que todavìa se utilizan en la regiòn: "pa`siempre". "arroyàs, y pegàs a la tierra".

Claro que los gallegos y vascos, eran mayorìa. "Yo querere", por "yo quiero", era muy escuchado.

Saludos

Taty Cascada dijo...

Muchos términos me son familiares, todavía se usan en el campo de mi tierra.
Esos "pa'siempre" "espertara"... son modismos que me recuerdan los campesinos de mi terruño ...Así como ves, el lenguaje "panocho" no es tan solo delimitado en la península.
Un abrazo para ti.

Man dijo...

Gaucho y Taty
¿Nos damos cuenta?:
Vos sois nos y nos somos vos.
Un abrazo separado solo por una "brazá" de agua

Capuchino de Silos dijo...

No creo molestar en una conversación tan murciana y tan versada. Me han encantado vuestros comentarios.
Yo también, por razones que no vienen a cuento, conozco la manera de hablar de Murcia. La encuentro muy musical y muy parecida a la nuestra. Tiene mucha afinidad con la parte oriental de Andalucía.

La poesía me ha gustado mucho. Los términos son muy parecidos al habla del campo de nuestra tierra. A veces no hay quien los entienda.

Man, algo ocurre con el correo. Cuando acababas de colgar esta entrada te puse un comentario y no lo veo. El otro día también me ocurrió por dos veces. ¿Cómo se puede arreglar?

Man dijo...

C. de Silos. Es posible. Ayer cuando puse esta entrada, al muy poco tiempo, me arrepentí de haberla puesto tan rápido. Parecía que no era oportuna al estar tan próxima la de Miguel Delibes y la retiré para esperar a esta mañana. Cuando me iba a acostar mi mujer me dijo que la había leído y yo le dije que era imposible pero ella me aseguró que no y que había habido dos comentarios. Vine a mi despacho y vi que era cierto, se ve que se volvió a colgar sola. Cuando la retiré pensé que nadie la habría leído pero veo que me equivoqué y posiblemente al retirarla se perdiera por el camino tu comentario.
Tu ya sabes que yo no tengo activado la autorización previa por lo que inmediatamente que ponéis un comentario, debe aparecer aquí. Si no es así, debes intentarlo otra vez. Créeme que lo siento mucho porque tus comentarios son muy apreciados por mi.
Quizá mejor escribirlos en un hoja de texto y tenerlos escritos por si, por una eventualidad, hay que volverlo a poner.
Ahora ¿que?, ahora me quedo yo sin tu comentario ¿eeeeeh? ¡Protesto!.
Un abrazo y tu no molestas en absoluto nunca.Tienes acceso directo siempre.

P.D. Sí, los hablares se parecen porque somos vecinos y nos tocamos. En este caso Vicente Medina dulcifica un poco el auténtico hablar panocho que puede llegar a ser muy ininteligible.

Luis Madrigal Tascón dijo...

MAN, este señor, al que no conocía de nada (¿serán los prejuicios?) sí que me parece un poeta. El "panocho", no es una lengua de segunda división, es el modo de hablar de la Huerta. Pasa algo parecido con él, creo yo, a lo que sucede en Extremadura con el "castúo", en el que a mi juicio cobran su raíz y su base las expresiones de Gabriel y Galán,que pese a ser salmantino también era "alto-extremeño", y pese a que la expresión fuese introducida por Chamizo, para designar a todas las hablas de Extremadura. Taty, en Chile, muy posiblemente, también quedarán substratos del "panocho", porque lo llevarían allí los murcianoz emigrantes a nuestra América. Un estrecho abrazo a todos los murcianos. ¡Y murcianas...!, como diría un "compañero socialista", de estos que ahora se están forrando, a base de dejar vacía la Caja que encontraron llena.

Man dijo...

Querido Luis, sí, totalmente de acuerdo contigo. He buceado un poco por los orígenes del "panocho" ya que Murcia estuvo inmersa en la morería hasta el siglo XIII, y hunde sus raices en las repoblaciones que vinieron con Alfonso X y que fueron de aragoneses, catalanes y extremeños.
No fue un gran profeta (quítale la f)en su tierra por esa estúpida y nefasta especie a la que yo llamo "la giliburguesía intelectualoide"
que aún hoy tiene a sus cachorros adiestrados y sentados en las pingües poltronas cátedras de las lenguas y las letras sin terminar de dar su brazo atorcer ante una evidencia y solo lo tolera como una contracultura de las masas populacheras, cuando debería haber una cátedra de esa lengua.
Te prometo que el lunes voy a mi librero a pedirle las obras completas de este murciano y me juego el cuellos que no están editadas. Creo recordar que tuvo que vender sus derechos de autor a un rico americano.
Ya te diré.
Un abrazo y encantado de verte por aquí, donde se te quiere y aprecia tus sabios comentarios.

Paloma Corrales dijo...

¡¡Ya estoy aquí!!

Qué quiés que te diga... m'encantao el panocho y he de reconocer que no le había leído nada, gracias por enseñar y acercar.

Besicos pa un murcianico especial.

FOS dijo...

Según unos autores, Vicente Medina dulcificaba el Panocho para la mejor comprensión de su poesía, para otros sin embargo, lo que hacía era mutilarlo porque no le gustaban alguna de las terminaciones al uso y/o, alguna de las palabras que se solían emplear.
Es cierto, que no llega a ser un Panocho auténtico (según mi criterio), pero me da igual, a mi, me encanta el poeta y me gusta su obra, y en cualquier caso Murcia no tiene a nadie que la represente en éste tema como él.

cabopá dijo...

Hace unos meses ya,la publiqué en mi ventana......Es un poema precioso,con un ritmo que quita el frio que produce esa "cansera" seca y ruda como la tierra......
Besicos.

Anónimo dijo...

!Ay qué parablicah panochah máh bonicah! Probe llengua, bieja y con muncha solera, gorviá y amandoná po loh propioh murcianoh... menoh mal qu´entavía quea gente interesá en cudiallo y aleallo.