martes, 30 de marzo de 2010

SEMANA SANTA EN MURCIA. MIÉRCOLES SÁNTO

.
Mientras que en Sevilla van buscando escaleras para subirse a la cruz a desclavar al Hijo de María Santísima.

Mientras Cartagena traza líneas paralelas de geométricas penitencias, marcando el camino que San Juan les señala.

Mientras Mula, Hellín, Tobarra y Calanda templan tambores para hacer temblar a los mismos infiernos y pregonar, descarándose: “Oh Muerte, ¿dónde está tu victoria? ¿Dónde está, oh Muerte, tu aguijón?”.

Mientras en León, cuatro hombres de la Ronda hacen sonar la esquila, el clarín y el tambor, con el canto desgarrado que clama: "Levantaos, hermanitos de Jesús, que ya es hora"...

Mientras tanto, digo, Murcia se viste de barroca y se perfuma del azahar de sus naranjos, de incienso y cera y se viste de sangre para sacar a la calle su procesión de:


LOS COLORAOS



Ruidos de fondos de armarios y de arcones revueltos en las barracas de mi huerta para sacar y planchar sencillas y antiguas, pero penitentes, túnicas.










Enaguas almidonadas de un blanco nuclear.

Madres zurciendo las medias de repizco, las ligas y las puntillas y las cintas de las esparteñas que el padre y el hijo – y puede que hasta el nieto – han de llevar.

De los caramelos, y de las monas de pascua y de los huevos duros, y de las habicas tiernas, se encarga la esposa



Fuera, en la calle, tambores flojos, roncos, con sordinas de trapo y palillos que entrechocan, junto a largas y viejas bocinas, arrastradas con ruedas que con sus pobres acordes, van anunciando el paso del que han de ejecutar, sacando burlas y mofas al Reo.

Son todas ellas maneras diferentes de manifestarse y vivir juntos:

Con un mismo amor,

Con un mismo espíritu,

Con los mismos sentimientos

Nada por rivalidad, ni por vanagloria

Mas todo con humildad.

Considerando a los otros como superiores a ti,

No buscando tu propio interés

Teniendo los sentimientos de Jesús

El cual siendo Dios,

No retuvo ávidamente su dignidad

Sino que se hizo hombre.

Y hecho hombre se humilló a sí mismo

Tomando la condición de esclavo

Y obedeciendo hasta la muerte

¡Y qué muerte!

Muerte de pecador

Muerte de malhechor

¡Muerte de cruz!

Por eso Dios, lo resucitó, lo exaltó,

y le dio el nombre más alto que existe.

¡CRISTO JESÚS ES EL SEÑOR!





Cargando con la cruz, ÉL
El tesón, la fuerza y la fe de un huertano. Señor de su barraca y penitente que anda humilde ante su Dios












Iluminando la marcha de la vida, el sostén y el gobierno de la casa, ELLA.
Ved los ojos preciosos de una huertana murciana








La Real, Muy Ilustre, Venerable y Antiquísima Archicofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, conocida popularmente como Los Coloraos, es la más antigua de la ciudad de Murcia y de toda la Diócesis de Cartagena. La fundación de la Archicofradía de la Sangre tuvo lugar el 11 de abril de 1411 y para los muy murcianos os diré que su primativa sede fue en la iglesia de Santa Olalla (Santa Eulalia) considerándose la misma vinculada a la presencia en Murcia de San Vicente Ferrer.

De Santa Eulalia la Cofradía pasó, a mediados del siglo XVI, al convento de los Trinitarios, para llegar en 1589 al convento Carmelita (anteriormente de San Benito) en la que será su ubicación definitiva.

Sus primeras constituciones conocidas datan de 1603, y desde 1689 sale en procesión todos los Miércoles Santos habiéndolo hecho con anterioridad en Juevas Santo y Viernes Santo.

Es la procesión más popular de Murcia y la más querida de sus huertanos.


El Cristo titular, que da el nombre a esta cofradía, es el Cristo de la Sangre y es una escultura de Nicolás de Bussi (1693), presenta la originalidad de ser un Cristo que estando crucificado, va andando. La sangre derramada por el costado es recogida por un ángel en el cáliz

Como en casi todas las procesiones de Murcia es la tradición el que los nazarenos den caramelos, o monas con huevo o unas habas tiernas. Esta costumbre se pierde en la noche de los tiempos y tiene su origen en varias versiones. Una era que la procesión era muy larga y tanto los que venían a sacar la procesión, como los que venían a ver la catequesis viva ,que en sí mismo eran las procesiones, tenían que tomar algo para aguantar las fuerzas y además entregar de esa comida a los que venían a contemplarla, especialmente a los niños. Otra tradición es el darle, de lo tuyo, a aquellos de tus vecinos y conocidos con los que te llevabas mal o le habías o te habían hecho algún daño.

Como en esa época no habían calles empedradas, sino que eran de tierra, las calles solían estar embarradas; como van cargando a hombros con el paso (de 25 a 35 kilos por hombre) iban un poco vencidos y para no pisarse la túnica, con el peligro que supone de caerse y hacer caer el paso, se remangaban la túnica por encima del cíngulo, y se formaba un buche, que aquí se llama “la sená”, y en ese hueco se meten los caramelos y los alimentos.

Es un costumbre que en Murcia no puede faltar y si algún obispo, poco avisado, ha intentado quitar esa costumbre, ha habido que explicárselo “al oidico y mu bien explicao”.





La Negación de Pedro, mi negación.
El primer paso en el que yo salí de mayordomo













La gran ilusión de que un nazareno del Paso, con la "sená" bien llena te dé caramelos y una mona con huevo y, a ser posible, una habicas tiernas.
Abuelos transmitiendo tradición mezclada con fe














Y ta tradición y la fe de sus mayores, como la vida, se abre camino, querido Anónimo.








Las muestras de fotografías pertenecen al reportaje realizado por nuestro querido periódico decano La Verdad, del grupo Vocento y en esta dirección adjunta encontrareis un muy extenso y magnífico reportaje:

http://www.laverdad.es/murcia/multimedia/fotos/11906.html

1. Samaritana (1799) Roque López
2. Jesús en casa de Lázaro (1985) José Hernández Navarro
3. Lavatorio (1952) Juan González Moreno
4. Negación Cristo: Gregorio Molera (1948) San Pedro: Nicolás de Bussi (1699)
5. Pretorio Cristo: Nicolás de Bussi (1699) Pilatos y Berrugo: José Sánchez Lozano (1945) Soldados: José Molera (1948)
6. Hijas de Jerusalén (1956) Juan González Moreno
7. Cristo de las Penas (1986) José Hernández Navarro
8. Cristo de la Sangre (1693) Nicolás de Bussi
9. San Juan (1905) Juan Dorado Brisa
10. Dolorosa (1787) Roque Lópe

.


20 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Magnífico reportaje Man. Te haces perfecta cuenta de cómo es la cofradía de Los Coloraos de vuestra preciosa ciudad, dónde también los olores de la huerta, deben confundirse con el incienso. Es una cofradía bellísima y muy participativa. Allí participáis todos, desde los abuelos a los nietos, todos.

Me ha impresionado lo que has escrito. Me ha llegado al alma y me he emocionado. Como que estoy escribiendo con los ojos...de aquella manera.

Man, os deseo que todos los murcianos y los que no somos murcianos, vivamos una Semana Santa que nos haga pensar en algo más que anteriormente.
Muchas gracias por compartirla.

Feliz Semana Santa y un fortísimo abrazo

Mercedes dijo...

Me has dejado anonadada. Vaya entrada más completa, amigo Man. No conocía la procesión de "Los coloraos", pero después de tu entrada no la olvidaré jamás. Así que las "monas" también se dan en Murcia, no lo sabía. Las fotografías son magníficas y el video estremecedor. No pensaba yo que este año, sin salir de casa, iba a estar tan informada sobre esta Semana Santa entre Luis y tú, ya sé que es más emocionante vivirlo en la calle, pero verla desde vuestros espacios no ha estado nada mal, y lo que me quedará, imagino.
Muchas gracias.
Un abraz.

Paloma Corrales dijo...

Aún sin ser devota, he de reconocer que transmites entusiasmo y veneración, y que esa mezcla de tradición y fe a través de tus ojos y con tus elocuentes palabras (amén del magnífico reportaje fotográfico) resulta envolvente y apasionante. Gracias por hacer de "cicerone" de la Semana Santa de tu tierra.

Un besazo bien grande hombre de fe y honor.

Luis Madrigal Tascón dijo...

¡Muy bien, MAN!. Esa es la verdad, y, sobre todo, la Verdad. Eso es lo único que importa, lo único que debemos tener en cuenta, por encima de todo lo demás. Cada pueblo, cada sitio, interpretó y vivió de una manera distinta.¡Y volverá a vivirlo!. De momento, están en las playas o en Nueva York, pero volverán. Comparto contigo la Esperanza. Dios, no cambia, "no se muda", como decía aquella gigantesca mujer de Ávila. Muchas gracias por acercarnos a tu Murcia, con la gran Cartagena al frente, en esto de la "magnificencia procesional". Pero, insisto, todo es la misma ecuación,. Tú, que tanto sabes de ecuaciones, lo podrías explicar mucho mejor. Un fuerte abrazo, querido MAN

El Gaucho Santillán dijo...

Cristo salva, realmente. Que espectàculo ha de ser.

un abrazo.

Curro dijo...

Muy buena la descripcion Sr. Man, pero permitame hacerle una observación y es que no ha hablado del Berrugo de las Habas.
Y por otra parte, respecto al Cristo de la sangre, cuyo autor es Nicolas de Bussy, talla de las muy pocas que van andando con la cruz, hace unos años tuve la oportunidad de verlo muy de cerca, pues estuvo expuesto en el Palacio de la Almudí, y me sorprendio su belleza. Pero tambien me sorprendió su historia, pues en la guerra civil, le fué amputada la cabeza, con la que jugaron al futbol los sacrilegos, pero el cuerpo se salvo. Pasada la guerra otro escultor cuyo no nombre no recuerdo, volvio a esculpir la cabeza basandose en una foto anterior del cristo, y a fe que lo consigui, pues la foto estaba al lado del cristo y era igual.

Coquelicot dijo...

Las monas lo mejor de la procesión.
Por lo demás, demasiado larga.

Isabel Martínez dijo...

Man, he anticipado con tu entrada a "los coloraos" de esta noche. ¡Qué aperitivo has puesto para abrir boca! Precioso, acertado, histórico, costumbrista, certero... Me faltan adjetivos.

Viajo en el tiempo y vuelvo a la niñez, en aquel Puente Viejo donde a mi padre le gustaba verla, bajo la Virgen de los Peligros, para impresionarnos aún más con la subida que hay desde la plaza de Camacho al Puente Viejo. Fiesta, caramelos, alguna monica con huevo y si caían habas, ya era el colmo de la felicidad. Pero, al final, redobles más serios, "¡que viene el santisimo Cristo!" chillaba alguien y todos nos adecentabamos las ropas para estar presentables a su paso y lo mirábamos con la respiración contenida, la oración en los labios y alguna que otra lagrimica en los ojos. Hasta los niños nos olvidábamos de los caramelos en esos instantes.

Cómo has captado nuestro espíritu: festivo y religioso en uno. Seguro que a Dios no le incomoda nuestra alegría.

Te abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Viendo hoy en este video al Cristo de la Sangre (llamado así porque un angel va recogiendo en una copa, la sangre que brota de su costado), me ha pasado como a Isabel Martinez; que he vuelto a mi infancia y a mi adolescencia, poque yo soy carmelitana y ¡ cuántas veces he estado arrodillada a los pies de ese Cristo, contándole mis ´penas y mis alegrías, mis sueños e ilusiones! Cuando lo veo desfilar por en medio de la gente, a veces tan ajena a lo que están contemplando, pendientas de mil cosas, entre ellas de los caramelos, me acuerdo de aquello que decía S. Fco. de Asís: "El Amor no es amado". Pero sé que El ama a todas esas personas y carga con sus pecados para salvarlas, ya que Jesús dice en el evangelio: "no he venido para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Mí"

Me ha gustado mucho esta entrada de hoy y quiero unirme a todos los que de buena voluntad, hoy contemplamos al Señor sufriente, abandonando su dignidad de Dios, para comprender y ayudarnos en todos nuestros sufrimientos.
Ma. Dolores(esposa de Man)

TOÑI dijo...

La Archicofradía de la Sangre es la única de la Semana Santa murciana que organiza dos procesiones, la de la Sangre, en la noche del Miércoles Santo y la de la Soledad de la Virgen, en la noche del Jueves Santo.

La primera de ellas es colorista y hunde sus raíces en los siglos. En ella se pueden ver las tradicionales indumentarias huertanas de nazareno en sus estantes (portadores de los tronos o pasos), con los capuces en forma de haba, las túnicas cortas y las medias bordadas. Estantes, penitentes y mayordomos reparten durante la misma caramelos a quienes asisten a la procesión. También es posible escuchar los sonidos ancestrales de la Semana Santa murciana, como la llamada burla, compuesta por los tambores sordos y los carros-bocina. Cuenta además la Archicofradía con una Banda de Cornetas y Tambores propia, en lo que es también pionera en la Semana Santa murciana.

Desde hace unos años se configuró también la procesión llamada entonces del Retorno, hoy de la Soledad, procesión de luto en que la cofradía cambia su característico color rojo por el negro.

Luis Madrigal Tascón dijo...

¡Hombre...! (quiero decir ¡Mujer!) María Dolores, tú no puedes ser "anónima", si eres la mujer de MAN. Él es mi amigo, desconocido físicamente, pero mi amigo del alma. En consecuencia, somos amigos, tú también, y yo de ti, y como tal te considero. ¡Claro que el Amor nos ama, pese a que nosotros nos desentendamos de Él. Habría fracasado por completo, si el Amor tuviese que eserar nuestro amor. Pero, Él sigue, es paciente, constante, no desespera, sino que nos espera siempre. Y ello, nos hace a nosotros cobrar nuevo impulso, para tratar de acercarnos a Él. Poco a poco (de "a poco", que dicen nuestros hermanos argentinos) lo conseguiremos. Tan sólo por su gracia, por su inmensa e infinita Misericordia. Un placer aludarte, María Dolores.

cabopá dijo...

Muy buena entrada y bien documentada.....Mis foticos las he hecho yo, "encimica del Puente" y he vuelto a casa con los pies doloridos y frescos. Y sólo me han dado un caramelo....je,je...
He tardado en hacer la entrada asi como dos horas lo de centrar las fotos es una pesadez increible otro día te explico como lo hago...
Besicos.

El Gaucho Santillán dijo...

Manuel, cuando puse alguna "cosilla" sobre Don Benedicto, hubo gente que se quejò (Doña Aura).

(menos mal que no leyò lo que escribì sobre Teresa de Calcuta!!!)

Bueno, ahora me las tomè con don Jimmy Swaggart, el tele pastor evangelista, que lo encontraron haciendo cosas indebidas.


No sè. Me parece que Doña Aura tendrìa que ir a pelearse con los evangelistas que me estàn criticando ahora.

(la pròxima, escribo sobre el ratòn mickey)

El Gaucho Santillán dijo...

Este es el 14, por las dudas.

Man dijo...

Gaucho te dejé un mensaje en tu blog.
Gracias por tus visitas y te deso que tengas una felices Pasacuas.
Como es la ¿Semana Santa en Argentina? ¿Hay procesiones en tu Córdoba? porque en la Córdoba de aquí hay unas magnificas. Lástima no tener por este blog a un cordobés que nos las contar.
Abrazo fuerte Gaucho.

TOÑI dijo...

En la procesion de esta noche(22´45)desde la IGLESIA DEL CARMEN,el CRISTO de la HUMILLACIÓN(siglo XVII)anónimo,es de los mas bonitos y que su mirada te traspasa.

FOS dijo...

Man, una descripción cuasi perfecta, cierras los ojos y parece que estás inmerso en el ambiente de la procesión, sus colores, sus olores, y es verdad que hay algo de folclorismo, pero que nadie se engañe, eso, no logra apagar la gran religiosidad que se palpa en la mayor parte de los asistentes.
Sólo espero, que cuando narres la mía, la del viernes santo por la mañana, pongas el mismo corazón que has puesto con tus coloraos.
Un abrazo.

Mercedes dijo...

He venido a sufrir la angustia del huerto de los olivos y la aparición del Ángel que señala el camino. Después he vivido la caída.
Volveré.

El Blog de Clau dijo...

Felices Pascuas para ti, tu familia y todos tus seguidores!
Besos
Clau

mariarosa dijo...

¡Que belleza!!
Son admirables las secuencias que se van desarrollando día a día y como tú dices es la mejor forma de catequizara los niños. Le he mandado el link de tu blog a una amiga murciana que por distintas razones hace años no va a su tierra y que siempre me ha contado lo que es la semana santa allí, lo recuerda con orgullo y nostalgia.

Un beso.

mariarosa